México ha iniciado el proceso regulatorio de sus sistemas de pago y financieros.

Sin embargo, con la entrada en vigencia de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (Fintech), el Banco Central mexicano se apresuró a publicar un anuncio oficial en el cual deja claro que los exchanges de criptomonedas quedan excluidos de dicho instrumento normativo.

En este sentido, Forbes México ha realizado una publicación en la que señala que esta falta de regulación afectará a más de 800 mil usuarios.

¿Qué ocurre con México y las criptomonedas?

México se ha considerado tradicionalmente como un mercado abierto al mundo de los criptoactivos. Por su parte, se esperaba que con la entrada en vigencia de la Ley Fintech las criptos pasarían a contar con una regulación propia. No obstante, la Ley no contempló nada. Adicional a ello, en el marco de la citada legislación, el Máximo Ente Regulador en cuestiones monetarias de ese país, Banco de México (BCM), manifestó su temor hacia las criptomonedas y sus posibles incidencias que éstas pudieran tener en el mercado financiero.

Sobre este particular, el BCM ha señalado que:

“…Banco de México estima conveniente mantener una sana distancia entre tales activos y el sistema financiero, dados los riesgos que la operación con estos pudiera conllevar para los usuarios, para las instituciones que operen con ellos y para el sistema financiero en general…”.

Como se observa, los argumentos de falta de seguridad o posible financiamiento al terrorismo van quedando atrás. Ahora la tónica reinante para rechazar a los criptoactivos como sistemas de pagos es su inestabilidad y fluctuación de precios. Valdría la pena preguntarse por qué sí se admiten en el sistema financiero mexicano otros mercados altamente volátiles o riesgosos como el Forex.

Lo cierto es que con tal decisión, el mundo de las criptomonedas ha pasado a quedar nuevamente en un limbo jurídico en cuanto a su funcionamiento y regulación. Esta situación se hace particularmente compleja para los exchanges de esa nación.

¿Qué tan grave es que los exchanges de criptomonedas no cuenten con regulación?

México y las criptomonedas

Al no ser considerados los criptoactivos como sistemas de pago, las transacciones que realicen las empresas dedicadas a su intercambio deben reportar sus operaciones superiores a los 50 mil pesos (cerca de 2.640 dólares) a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda.

Este sistema burocratiza la dinámica de las operaciones con criptoactivos. A la par de desmotivar a los Exchanges para realizar este tipo de operaciones en el territorio de México.

En este sentido, el presidente de la Asociación Blockchain MX, Allan Cassis, señaló que:

“Estamos hablando de que tan sólo entre Bitso y Volabit hay más de 800,000 usuarios, este reporte hace inviables las operaciones. Lo que puede pasar es que el capital se vaya a plataformas en otras partes del mundo”.

Situación completamente entendible en un mundo globalizado, donde un Exchange localizado en cualquier parte del mundo puede realizar las mismas operaciones que haría en suelo mexicano. Ello, a través de internet, pero sin generar impuesto o ganancia alguna para el Estado mexicano.

Por lo pronto, el Banco de México se encuentra en un período de sesenta días de consultas, a objeto de recabar opiniones y observaciones a ser incorporadas en la nueva regulación. Sin embargo, todo apunta a que se mantendrán las disposiciones vigentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here