El minado del Bitcoin y las cantidades de energía eléctrica que requiere 

El Bitcoin se ha convertido en la estrella de las criptomonedas. No en balde, domina más del 50% del mercado de criptoactivos. Su obtención puede ser de dos maneras: por la compra, intercambio o trueque; o, por el minado. Este último método se ha vuelto especialmente popular en países donde la electricidad es barata. Ello, en razón de que el minado de este criptoactivo requiere cantidades de energía enormes.

Al respecto, según el portal Digiconomist.net, la extracción o minado mundial del Bitcoin en el año 2017 requirió aproximadamente 30,14 teravatios. Para tener una idea aproximada de a cuánto asciende esta cantidad de energía, basta con decir que ésta sería suficiente para abastecer a Irlanda de energía eléctrica por un año.

¿Es el Bitcoin antiecológico?

Ahora bien, visto el alto consumo de energía que esto representa, se suele tachar al Bitcoin de poco ecológico e incluso de antiecológico. Para fundamentar esta acusación, se señala que la generación de la electricidad necesaria para el minado, aumenta las emisiones de carbono. Toda vez que se requiere de la quema de carbón y petróleo para la producción eléctrica.

No obstante, tal como señala Katrina Kelly-Pitou, en un reportaje publicado en el portal Cbsnews.com, hasta la fecha no hay ningún estudio serio que permita avalar tales afirmaciones. Por el contrario, vale la pena recordar que en China, país que depende en gran medida del carbón para la generación de electricidad, ya no está permitido el minado. De igual forma, otras naciones como Islandia, donde el minado está creciendo, la generación de electricidad proviene de fuentes geotérmicas. Lo mismo ocurre con Venezuela, otro paraíso para el minado, en donde el 70% de su producción de energía proviene de fuentes hidroeléctricas.

La banca consume tres veces más electricidad que el Bitcoin

Es innegable las necesidades de consumo eléctrico que involucran al minado y comercio del Bitcoin y resto de criptomonedas. Aun así, este consumo ni siquiera es equiparable al relacionado con otras industrias, como la banca. El sistema financiero mundial consume cerca de 100 teravatios al año. Cantidad que incluso es superior al consumo eléctrico anual de una nación como Argentina.

Otro elemento que se debe agregar a la discusión de los efectos del Bitcoin sobre el cambio y que no se menciona, es que el minado de esta criptomoneda no es perpetuo. Por el contrario, más pronto que tarde, serán descifrados todos los nodos que componen su cadena de bloques, con lo cual culminará su minado. Ergo, el consumo eléctrico asociado al Bitcoin estará destinado sólo a sus actividades transaccionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here